“Y habiendo dado gracias, lo partió y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Así mismo tomo también la copa después de haber cenado, diciendo: esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebieres, en memoria de mi” 1corintios 11:23-25

 

Celebrar la cena del Señor es el privilegio que todo hijo de Dios tiene, un nuevo pacto que nos introduce a su misma mesa para celebrar que El regresara vestido de gloria y majestad.

 

 

 

Armandina Cardona, y un grupo de hujieres son los encargados de preparar la celebración de la santa cena.